Alex Llovet

En tu trabajo destaca una mirada poética que consigue ensalzar lo cotidiano. ¿Qué te atrae de este concepto?

Siempre me han interesado los límites entre lo real y lo imaginario, esa frontera difusa donde lo obvio deja de serlo y lo que creemos conocer se vuelve extraordinario. En ese sentido, la imagen poética conlleva un alto grado de misterio, un secreto cuyo significado solo podemos tratar de descifrar desde la  interpretación intuitiva, y que tiene algo de imperecedero, algo que trasciende el tiempo y nuestra comprensión del mismo. Además la imagen poética es siempre una pregunta, y yo me siento más cómodo formulando preguntas que inventando respuestas.

 

Asimismo, en varios de tus proyectos como Beware of the Dog o Not About Lockdown, sobresalen fotografías con elementos o espacios naturales. ¿Qué importancia le otorgas al paisaje y la naturaleza dentro de tu obra?

Creo que el ser humano es naturaleza aunque viva rodeado y disfrazado de artificio. Devolverlo a su medio original tiene algo de catarsis pero también de búsqueda de una cierta esencia, una conexión con nuestro yo primigenio y ancestral más profundo.

En ese sentido, mis paisajes no son simplemente el marco en el que transcurren las historias, sino uno más de sus protagonistas, y hablan tanto de las personas que lo habitan como de mí mismo.

 

Serie Beware Of The Dog, 2017. ©Alex Llovet

Tu vínculo con el fotolibro es muy evidente ya que muchos de tus trabajos se presentan a través de este formato. ¿Qué valor le otorgas al objeto fotográfico? ¿Qué permite el papel frente a lo digital?

El fotolibro es el mejor dipositivo que conozco para expresar algo a través de imágenes. Le da una libertad enorme al autor, permiténdole presentar su trabajo ordenado y conceptualizado. Además genera una relación de intimidad con el lector mientras le exige una actitud activa e interpretativa frente a la obra. Y esa comunicación tan especial puede repetirse en cualquier lugar y en cualquier momento ad infinitum, y siempre con una lectura diferente.

Creo que en la era de lo digital, donde se disparan y consumen millones de imágenes por minuto, es necesario reivindicar el papel de la edición, del libro-objeto y de la lectura consciente.

Not About Lockdown, 2020. ©Alex Llovet

Además, eres co-fundador y editor de Ediciones Posibles una editorial independiente especializada en fotolibros. ¿Crees que las publicaciones de fotografía llegarán algún día a ser consumidas por el público general? A pesar de la sobreexposición de imágenes que tenemos en la actualidad… ¿es posible que falte educación visual?

¡No hay duda de que falta educación visual! Yo tengo dos hijas en edad escolar y te aseguro que desde el sistema educativo no se vislumbra cambio alguno… Y ya lo advirtió en la Bauhaus el pintor y fotógrafo húngaro Moholy-Nagy “Quien no pueda leer una foto será el analfabeto del siglo XX”. Y así seguimos, bombardeados constantemente por imágenes que consiguen manipularnos porque la mayor parte de la población es incapaz de analizarlas, descifrarlas y contextualizarlas.

Ojalá consigamos de alguna manera educar visualmente a las nuevas generaciones para dotarlas de espíritu crítico, y logremos que el fotolibro ocupe el lugar que se merece como discurso de autor vehiculado a través de imágenes.

En ese sentido, creo que como editores y autores nuestra responsabilidad es hacer libros legibles. Me explico. Desde la aparición del llamado “fenómeno fotolibro” hemos caído demasiado a menudo en la tentación de hacer fotolibros tan herméticos que solo los entendía su autor. Y eso ha provocado que muchos lectores potenciales se hayan desencantado del medio, por sentirlo indescifrable… Yo abogo por crear “libros cebolla”, cuya primera capa de significación sea fácilmente accesible a un público ajeno al medio fotográfico, para luego ir generando diversas capas más y más complejas que enriquezcan el objeto y mantengan vivo el estímulo que suponga el reto de una comprensión más profunda.

 

Para finalizar, ¿estás trabajando en algún nuevo proyecto que nos puedas contar?

Siempre tengo varios proyectos en marcha… Ahora mismo estoy diseñando la exposición de un trabajo aún inédito llamado “Epistolario” realizado junto a Josep Maria de Llobet y que podrá verse en el próximo festival Revela-T. Como su nombre indica, se trata de un intercambio epistolar semanal mantenido entre ambos a lo largo de un año, con los efectos de la educación católica como tema vehicular.

También tengo tres libros propios y varios de otros autores en diversas fases de edición, que espero vayan viendo la luz en los próximos años.

@alexllovet

www.alexllovet.com